domingo, 8 de enero de 2017

César Espada 'Gano más con la cumbia'

Para brindar esta entrevista, César Espada pone como condición no enfatizar en Niña camba, aunque reza y agradece a Dios cuando pasa por la plaza 24 de Septiembre, lugar donde la compuso. El compositor orureño en esta entrevista se explaya en momentos emotivos de su vida. De paso ligero, enérgico, y con canciones para cada intervención en la charla se declara un enamorado eterno. "La mujer es vital me ha dado todas mis canciones", manifiesta.

P. ¿Cómo hace para componer?
C.E.: En estado depresivo o enamorado no correspondido, se puede escribir mucho, pero no siempre. Yo me deprimo muy fácilmente. Y no necesito alcohol ni fumo cigarros, ni ninguna otra yerba para hacer una canción.

P. ¿Se ha enamorado alguna vez?
C.E.: A cada rato. Pero siempre me enamoro de imposibles, no sé si es una costumbre o es intencional para no casarme. Y nunca me he casado.

P. Cuando empezamos la entrevista, la advertencia fue no hablar mucho de Niña camba. ¿Por qué?
C.E.: Porque tengo más canciones. Niña camba se comió a todas mis canciones. Entonces cuando me preguntan por ella, pienso: tengo más composiciones.

P. ¿Qué se le viene a la cabeza cuando le menciono Oruro?
C.E.: Tardé 30 años para hacerle una canción a Oruro. Para que vea cómo se hacen las canciones.

P. ¿Y Santa Cruz?
C.E.: Es una suerte y bendición el cariño que me dan aquí. Tengo muchas canciones: la última que escribí fue Santa Cruz inolvidable cada vez que me alejo de ti siento que se muere algo dentro mí.

P. ¿Se piensa quedar en Santa Cruz?
C.E.: Vivo en Santa Cruz, pero esta semana me voy de visita a México. No sé por cuánto tiempo. Una vez me fui a México por un día y me quedé 40 años.

P. ¿Qué proyectos tiene?
C.E.: Pienso grabar un disco, no canto pero hay gente que le gusta las cosas raras. Tengo muchas canciones.

P. ¿Sigue recibiendo regalías por Niña camba?
C.E.: Sí, sigo ganando, pero las cumbias me han dado más ganancias.

P. ¿Cuál?
C.E.: Hay una que dice Perdóname. Esta la escribí una noche después de una cena, en la que estaba con mi novia. Ella me dice: "Eres un hombre muy bueno, pero quiero que sepas que en las noches lloro y no es por ti”. No te enojes me dijo, no me enojo espérame un momento que lo anoto, le respondí. Otra que me dio bien fue El maestro.

P. ¿Cómo ve a la música en América Latina?
C.E.: En todos sus momentos siempre ha tenido un obstáculo. Le falta difusión. Bolivia es el país que más escucha música antigua.

P. ¿Alguna anécdota inolvidable?
C.E.: En un hotel en Puerto Suárez una niña de 12 años me dice señor usted toca la guitarra. Le respondo que sí. Entonces me dice; me puede acompañar a cantar. Trae su cuadernito y estaba "Niña camba". Al verlo le pregunté: ¿sabes quién es el compositor de esta canción? Me respondió; sí, es César Espada y murió en México. Entonces le dije que vaya a pedir mi carnet a recepción.

P. ¿Cuál es su instrumento favorito?
C.E.: Tengo dos guitarras. Una con la que compuse Niña camba, la tuve abandonada 40 años, y la otra que está en México. Toco también un poco el teclado, pero yo en joven era charanguista y quenista.

P. ¿Desde chico le gustaba la música?
C.E.: Me gustaba el arte. Era titiritero. Después fui cantante, hacía música con las latas de aceite.

P. ¿Cuándo empezó a tomarse en serio la música?
C.E.: Mi madre no quería que sea músico. Me dijo primero que termine el colegio, después una profesión, y luego que trabaje unos años. No me soltaba hasta que a los 30 años me fui del país. Hubiera muerto joven si le hacía caso, ella quería que sea normal.

P. ¿Qué le falta a la música en Bolivia?
C.E.: Le falta unidad y difusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario